La derecha transnacionalizada en doble luto

Algunos dicen que las fatalidades de la vida, o la mala suerte, parece salirle al paso, a los que tratan de buscar a “Dios por los rincones”. Otros creemos que la realidad y la verdad normalmente termina por imponerse. Los problemas políticos, sociales y económicos de Venezuela, no se resuelven en el extranjero, ni cumpliendo órdenes de quienes pretenden dirigir o imponer los destinos de la patria poniéndonos al servicio de intereses ajenos y poderes extranjeros, dirigidos desde afuera. Se resuelven en Venezuela y con los venezolanos. Esto espero que lo haya entendido, por fin, la derecha venezolana ante su último ridículo affair con el lacayo Almagro, en la OEA, con quien se labraron una rutilante derrota que no pretendo analizar, porque prefiero que den cuenta de ella sus propietarios, es decir la propia MUD, los gringos y sus lacayos en la OEA, con sus contradictorias explicaciones, que generan nuevas divisiones internas, por las culpas y los culpados, del fracaso recurrente en su sinuoso y turbio camino por el que tratar de conducir su dislocada vía conspirativa e insurreccional, disfrazada con la coartada del “referendo democrático y constitucional”, ordenada por los gringos,  los mismo que confiesan en la publicada “Operación Venezuela Freedom-2” en marcha (http://www.voltairenet.org/article191879.html), que:  “Con los factores políticos de la MUD hemos venido acordando una agenda común, que incluye un escenario abrupto que puede combinar acciones callejeras y el empleo dosificado de la violencia armada. Por supuesto, hay que seguir impulsando como cobertura el referéndum o la enmienda que se apoya en el texto constitucional y que sirve para censar, movilizar y organizar una masa crítica para la confrontación… Para arribar a esta fase terminal, se contempla impulsar un plan de acción de corto plazo (6 meses con un cierre de la 2da. fase hacia julio-agosto de 2016)…”, tiempo este que apresura, apremia, desespera y atora, no solo al apátrida bocón Henry Ramos Allup, si no a todos los obedientes incapaces colonizados de la MUD.

El otro episodio, en los últimos días, que debe enlutar y también llenar de congojo a la transnacionalizada MUD, si puede catalogarse por ellos de infortunado, ya que para su desgracia “la vida le ha hecho una mala jugada”, con el reciente e inoportuno fallecimiento, en el Hospital Jackson Memorial de Miami, en EE.UU, de uno de sus más preciados mercenarios del Mossad-Cia, el criminal sionista Israel Weiser, conductor de las labores de espionaje, contraespionaje y acciones de exterminios selectivos y sabotaje en Venezuela y en otros países de Nuestra América, para cumplir tareas como las que el Comando Sur de los EEUU perfila en el Documento del SouthCom ya referido, y fechado el 25 de febrero de 2016, para la “Operación Venezuela Freedom-2”, en el cual se le delimita y asigna al oposicionismo de la derecha consular venezolana, agrupada en la MUD, sus obligaciones conspirativas por orden del US Southern Command señalándoles que: “Es indispensable destacar que la responsabilidad en la elaboración, planeación y ejecución parcial (sobre todo en esta fase-2) de la Operación Venezuela Freedom-2 en los actuales momentos descansa en nuestro comando, pero el impulso de los conflictos y la generación de los diferentes escenarios es tarea de las fuerzas aliadas de la MUD involucradas en el Plan, por eso nosotros no asumiremos el costo de una intervención armada en Venezuela, sino que emplearemos los diversos recursos y medios para que la oposición pueda llevar adelante las políticas para salir de Maduro”, Es decir con la muerte de Israel Weiser, han perdido “diversos recursos y medios”, que ya el Mossad-Cia había asignado a Venezuela, para exterminar funcionarios, dirigentes militares, populares y revolucionarios, recursos y medios estos con los que ahora no cuenta. E ahí la fatalidad referida de la MUD.

Para que se aprecie la importancia para la MUD de este duelo que la debe enlutarlos hoy, y por supuesto también para valorar las implicaciones para la Revolución Bolivariana, de la muerte de uno de los más aventajados criminales agente en la “cuerda floja”, el mercenario sionista Israel Weiser, debo recordarles que este personaje estuvo implicado en operaciones de asesinatos selectivos en Centro América, particularmente en la “guerra sucia” de la lucha contrainsurgente contra el FMLN, en la guerra de liberación en El Salvador. También se le sindica en Venezuela del asesinato del comandante miembro del MBR-200, Felipe Antonio Acosta Carlez (año 1989), en la calle 18 de El Valle, en La Montañita en pleno Caracazo, cuando  ya, en ese entonces, se fraguaba la insurrección revolucionaria del 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992, en los cuarteles de la patria. Israel Weiser (­alias comisario Iván González), fue impuesto en la década de los ochenta del siglo pasado por el sionismo y el imperialismo norteamericano como jefe de los Servicios de Contrainteligencia de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), siendo coronel de los Servicios Secretos del Mossad israelí, en los tiempos del adeco Carlos Andrés Pérez, en los que la Disip era dirigida directamente por la CIA y el Mossad con mercenarios asesinos como Posada Carriles y Orlando García, en yunta con el terrorista Orlando Bosch, todos ellos importados desde Miami, el antro de la “gusanera” contrarrevolucionaria cubana.

Weiser también estuvo señalado por el Comandante Chávez del asesinato del comandante Jesús Miguel Ortíz Contreras, otro de los miembros dirigentes del MBR-200, en un extraño accidente automovilístico en Francia (año 1995).

Posteriormente, en sus labores de exterminio de los dirigente de la revolución, el criminal alias “Iván González”, planificó y preparó un accidente del vehículo, en el que viajaríamos hacia el interior de la república, en actividades político-organizativas del MBR-200, el hoy presidente Nicolás Maduro y yo; accidente este que pese a darse, ambos salimos ilesos.

El mercenario Weiser, hoy fallecido, nunca cesó en sus intentos de destruir el proceso revolucionario venezolano, por cualquier vía y “con todos los métodos de lucha”, como le gusta decir ahora a la cúpula de MUD, incluso, en una ocasión me tocó reportarle al Comandante Hugo Chávez, de la pretensión frustrada de sobornarme, para que yo operase como agente suyo (del Mossad-Cia), infiltrado en la Dirección Política Nacional del movimiento revolucionario, con financiamiento y prebendas de las agencias para las que él trabajaba. Ante mi tajante negativa, y por su puesto del Comandante, me dijo el criminal en tono amenazante, y digo yo hoy, de manera premonitoria: “El mundo es demasiado pequeño para los dos”. Un viejo camarada y amigo ateo, al enterarse de esto, me dijo: “Da gracias a Dios, por haberse cumplido su predicción. Para bien de la Revolución y la Patria, él está muerto”; le respondí: para desdicha de la MUD, el MOSSAD y la CIA, se les acabó uno de sus peligrosísimos asesinos, de los que ellos llaman “operadores de inteligencia”.

Entre los copeyanos, ya casi desaparecidos, pero hoy expresados y superados en sus vicios y maldades como sus legítimos hijos herederos; Primero Justicia, Voluntad Popular y Proyecto Venezuela; su “estrella policial” era también un mercenario criminal extranjero, el húngaro llamado Arpad Bango, quien emulaba competentemente las arbitrariedades y crímenes de sus colonizados colegas adecos, junto a sus colonizadores del extranjero. Hoy todavía tienen a un Hermes Rojas Peralta,  comisario general egresado de la antigua DISIP que se formó bajo la sombra y liderazgo de Henry López Sisco y de su maestro adeco Posada Carriles, logrando ser otro avanzado criminal que logró superar en la Chile de Allende y El Salvador a sus tutores y maestros,  por su anticomunismo asesino. Hoy aún es muy influyente y requerido en las Alcaldía controladas por Primero Justicia y Voluntad Popular.

Mala maña la de estos opositores colonizados, que no les basta con su propia maldad, carroña y saña criminal, y se empeñan en traernos o invocar basuras y escorias desde el exterior, como los anteriormente nombrados o los Uribe, González, Pastrana o Quiroga, que son iguales en su criminalidad, con sus prácticas asesinas de miseria, hambre, tortura y muerte, aunque tengan, estos últimos, “títulos” de expresidentes, criminales son!

 

Freddy Bernal

http://freddybernaloficial.com/Facebook: Freddy Alirio Bernal Rosales

bernalfreddy.wordpress.com, Twiter:@FreddyBernal

Instagram: FREDDYBERNALR

 

El golpe suave y la diputada lengüetera

Una y otra vez, a pesar de las denuncias y exhortos, la oposición sigue empecinada en el golpe de Estado. Sabotean a través de los medios y su mayoría circunstancial en la Asamblea Nacional, la firme decisión del presidente Maduro, por avanzar en el plan para elevar los niveles de productividad y superar el modelo rentista. Jugando a la política del desgaste, para atizar el descontento, trabajan de manera incesante para minar las bases populares de la Revolución bolivariana, inventando problemas donde no los hay y agravándolos donde existen.

Para desgracia, su arsenal conspirativo se compone de mucho más que las charlatanerías, chillidos y lamentos que nos abruman desde hace años. Públicos son sus llamados a las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas para desobedecer el orden constitucional, el frente internacional antipatria que conforman con nuestros enemigos en el exterior, con Estados Unidos a la cabeza como corsario mayor, del cual los politiqueros reaccionarios criollos como María Corina Machado, Henrique Capriles, Diego Arria y ahora Ramos Allup, entre otros, sirven como mandaderos, con tristes figuras como el presidente argentino Mauricio Macri, en el papel de mayordomo componedor de la agresión contra nuestra soberanía que se intenta gestar en la OEA.

No nos cansaremos de develar la componenda contrarrevolucionaria para generar violencia y desórdenes públicos, aprovechando los problemas de desabastecimiento y especulación que estamos afrontando. De esto hay pruebas suficientes y cotidianas en las declaraciones opositoras que parecieran regocijarse de las dificultades que vivimos, a la vez que pretenden sacar ganancia política a costa de la criticadera obsesiva y malintencionada. En meses, no le hemos escuchado a algún dirigente de la oposición una sola propuesta o idea para mejorar las cifras de productividad agrícola o contribuir al ahorro energético. No esperemos otra cosa, pues como dije anteriormente,  no les interesan solucionar  los problemas, al contrario buscan agravarlos, fomentando la quiebra y el fracaso del gobierno. A diferencia del golpe clásico militar, que no pueden aplicarnos porque no tienen como ni con quienes, se proponen la derrota de las fuerzas revolucionarias y el derrumbamiento del Estado.

De lo anterior tenemos evidencias inobjetables. Vale la pena escuchar el “discursos” de la diputada por el estado Zulia a la Asamblea Nacional, representante de AD, Daniela Parra, en la cual da muestras de su vocación por los caminos antidemocráticos para solventar la crisis.

(https://soundcloud.com/user413020218/denunciadanielaparra?utm_source=soundcloud&utm_campaign=share&utm_medium=twitter )

Cualquiera pudiera pensar que Parra, por lengüetera e imprudente, dijo lo que dijo en un arranque de entusiasmo antichavista, pero no es así. Comprobó claramente de viva voz, como ficha confiable de la MUD y de su mandamás Ramos Allup, la intención reaccionaria de crear focos de violencia para “demostrar” la ingobernabilidad del país y los supuestos extremos a los que nos lleva la “crisis humanitaria”, todo esto enmarcado en la estrategia del golpe suave dirigida por el Departamento de Estado norteamericano.

Se trama un golpe contra nuestra patria. Desde los editoriales del Washington Post hasta las conversaciones familiares telefónicas de los personeros de la MUD, así lo anuncian. Es “guerra avisada…”, como dice el refrán popular. Estamos avisados y no moriremos en la contienda, como tampoco permitiremos que el país se hunda por nuestro descuido. Es otro de los aprendizajes que le debemos al comandante Chávez. Bueno que lo sepan quienes nos adversan y se embarcaron en esa mala apuesta.

 

Freddy Bernal

http://freddybernaloficial.com/, Facebook: Freddy Alirio Bernal Rosales

bernalfreddy.wordpress.com, Twiter:@FreddyBernal

Instagram: FREDDYBERNALR

El hampa: ejército de reserva del fascismo

La criminalidad pasó de ser un grave problema de seguridad personal, orden público y perturbación social, a un peligroso componente de la polarización política en que se debate el país. El hampa, convertida en una especie de casta social, con características sociales, culturales y económicas determinadas, es en Venezuela el sector que mejor transparenta los valores del capital en su condición más esencial: enriquecerse a costa del esfuerzo ajeno sin límite alguno, con el mayor desprecio a la vida y  dignidad de los seres humanos.

NO NOS EXTRAÑE ENTONCES QUE FACCIÓNES DE LA DERECHA Y SEGURAMENTE SU FRACCIÓN MAS ENCONADA, LA ULTRADERECHA FASCISTA, HAYAN ESTABLECIDO UNA ALIANZA CON LA DELINCUENCIA para quebrar el Estado de Derecho que surgió con la Constitución de 1999, producto de la Revolución Bolivariana, que inspiró el Comandante Eterno Hugo Chávez. La estrategia del Golpe Suave, en su variante de “Rollback”, trazada por el Departamento de  Estado  norteamericano (verdadero amo de la oposición venezolana) que bien esboza en sus investigaciones el sociólogo Carlos Lanz (ver http://misionverdad.com/la-guerra-en-venezuela/al-descubierto-la-agenda-del-comando-sur-contra-venezuela-informe-especial ), contempla entre sus objetivos la pérdida del control territorial por parte del Estado venezolano y las fuerzas revolucionarias que lo apoyan, masificar la sensación de ingobernabilidad, deslegitimar el liderazgo de la transformación y paralizar e inhibir a las fuerzas de seguridad con el asesinato planificado de sus funcionarios,  propósitos todos estos que trazó y está proyectando el crimen organizado desde las zonas geográficas bajo su influencia. Muestra patente de esto es el corredor geográfico, en el Edo. Guárico, donde José Tovar Colina (“El Picure) pretendió imponer su voluntad de terror, fue neutralizado por los organismos de seguridad del Estado.

Se equivocan terriblemente  los cerebros estrategas enfermizos de la reacción en esta alianza, alentando y pactando con un demonio que ni siquiera ellos podrán controlar, olvidando en su odio antichavista que los pranes o jefes mafiosos ya son un factor más de la burguesía y les competirán en su momento los mercados, imponiéndoles su lógica y régimen delincuencial, que no se atiene a legalidad alguna, una vez establece y extiende sus regiones y mecanismos de poder.

Tal como la masa obrera desempleada para el sistema capitalista, LOS DELINCUENTES SE HAN CONVERTIDO EN EL EJÉRCITO DE RESERVA DEL FASCISMO. La conspiración actual, a diferencia del año 2002, ya no tiene a las FANB como eje principal de la insurgencia violenta contra el gobierno legítimo, sino que se asienta y apoya en la criminalidad armada como potencial ejército de coacción que ya comenzó a arremeter de manera directa contra la base social bolivariana y su dirigencia.  El malandraje que evolucionó, de manera evidente, hacia una articulación de mayor envergadura y un armamento de gran poder, logrando infiltrarse y conectar con funcionarios corruptos, como es la práctica común de las mafias, se está politizando y ya constituye el estadio inicial del paramilitarismo que tanto prevenimos, obrando en consecuencia. Ya sabemos de líderes populares amenazados de muerte y, lo peor, de otros abnegados compatriotas asesinados por el sicariato en sus localidades de militancia, como también del esfuerzo que hace el hamponato por controlar la venta y distribución de alimentos en algunos barrios, a la vez que sabotean, con armas en la mano, los planes del gobierno para abastecer a la población. ES LA CONTRARREVOLUCIÓN EN MARCHA PARA DERROCAR AL GOBIERNO BOLIVARIANO.

En anteriores artículos, he planteado la necesidad inmediata de profundizar la lucha contra el crimen de manera integral, descartando la idea tradicional de enfrentarlo solo con la  fuerza policial. Para superar esta lacra de manera definitiva, debemos esforzarnos en  el despliegue total del Estado, en lo económico, organizativo, educativo y judicial, sellada toda esta acción oficial, con el empoderamiento del Poder Popular, como única garantía de solventar el problema a largo plazo.

 

Freddy Bernal

http://freddybernaloficial.com/, Facebook: Freddy Alirio Bernal Rosales

bernalfreddy.wordpress.com, Twiter:@FreddyBernal

Instagram: FREDDYBERNALR

¿Y la O.L.P? Necesaria, pero aún insuficiente

Ante la creciente ola de criminalidad,  el Presidente creo la O.L.P (Operación de Liberación del Pueblo) que, como su nombre  indica, significa  liberar al pueblo de la presencia de las bandas delincuenciales.  Esta acción del gobierno ha avanzado con evidentes logros en el desmantelamiento del  tráfico de drogas, así como de bandas delictivas  y paramilitares. Como ejemplo de lo anterior, tuvimos la 1ra. O.L.P en la Cota 905 y en algunos urbanismos de la Gran Misión Vivienda Venezuela. Sin embargo, observamos que, a pesar de lo anterior, los criminales siguen sumando delitos contra la población, así como, el asesinato de funcionarios policiales, líderes locales afectos a la Revolución, asaltos a parques de armas o locales de la seguridad pública (como en del C.I.C.P.C. en la parroquia El Valle, Caracas), emboscadas a unidades policiales y militares, de lo que deducimos que la efectividad del impacto inicial de la Operación se disipó, reagrupándose los maleantes, que reaccionaron con gran violencia, en un claro desafío al Estado y la autoridad legítima.

El control territorial logrado por el crimen organizado en algunas zonas,  nos lleva a recordar uno de los principios de la guerra convencional: territorio liberado, debe ser inmediatamente ocupado, lo que en este caso concreto significa una redimensión y ampliación de las operaciones contra el delito, en el entendido de que la solución no es solo policial, sino también política y social. Si bien la represión, pareciera ser el componente más importante del combate a la criminalidad, por sí sola no garantiza el éxito que esperamos o por lo menos, realidad nuestra no nos muestra así. Partiendo de lo anterior, la O.L.P pudiera, para incrementar su efectividad, conformarse en  tres fases:

  1. Fase inicial o de impacto. Los organismos de inteligencia procesan la información y detectan el objetivo; seguidamente la acción policial y/o militar enfrenta a las bandas criminales con la detención de individuos solicitados y la neutralización de los que se enfrenten a las fuerzas públicas.
  2. Fase de ocupación. Es importante que el Gobierno Revolucionario valore en su justa medida, el clima social de  paz y  tranquilidad que requiere la ciudadanía, amedrentada, hostigada y sometida por la delincuencia en los corredores de la muerte, como lo que he denominado.  De esto se desprende la necesidad de que, inmediatamente a la liberación,  se ocupen esos territorios con la fuerza militar, policial y el  Poder Popular,  hasta recuperar el control total, lo que implica la colocación de puestos fijos militares y/o policiales en el interior de los corredores y, en especial, de las zonas altas o de mayor control anterior por parte de los delincuentes, así como en los accesos al territorio objeto de la Operación, durante períodos que van desde los 30 días hasta los 3 meses, permitiendo la desarticulación total de las redes del delito, la recuperación de la paz y el empoderamiento del Poder Popular.
  3. Fase de transformación. Una vez establecido el Poder Popular, entra en desarrollo el modelo socialista de inclusión, rescate, apoyo y transformación del entorno territorial y social, mediante la aplicación de las misiones y grandes misiones, para garantizar que el problema no vuelva a renacer meses o años después. El apoyo al despliegue de la organización política y social de los habitantes de la localidad debe ser estrecho y permanente. En esta fase, la participación protagónica del pueblo, así como la orientación política del liderazgo popular revolucionario, constituyen el puntal fundamental para el éxito de la iniciativa.

La secuencia y duración de cada fase debe ser cuidadosamente  planificada y modulada de acuerdo con la interacción social con la población, quien tomará parte activa en el desarrollo de la Operación con sus dinámicas locales propias, en tanto es la principal afectada  y, por lo tanto,  interesada en su éxito. De esta manera, la O.L.P pasará de ser una modalidad convencional de operativo policial táctico y eventual,  a una estrategia integral revolucionaria como parte de  una política permanente contra el crimen organizado, el paramilitarismo y la violencia, para lo cual hay que superar la tradicional visión represiva con la cual se combate el delito, avanzando hacia una concepción transformadora del flagelo criminal, que depende también en grado sumo de causas políticas, sociales, culturales y económicas determinadas, las cuales hay que erradicar con la participación popular como Norte.

En otra entrega, me ocuparé de establecer la posible  relación entre la O.L.P con el Ministerio Público, el Sistema de Justicia Penal, el Sistema Penitenciario y la triada de la prevención del delito:  Justicia de Paz, Policía comunal y Poder Popular.

 

Freddy Bernal

http://freddybernaloficial.com/, Facebook: Freddy Alirio Bernal Rosales

bernalfreddy.wordpress.com, Twiter:@FreddyBernal

Instagram: FREDDYBERNALR

EL NEGOCIO DEL CRIMEN ORGANIZADO Y EL PRANATO (III)

Desde la época de los 70 e inicios de los 80, en Venezuela comenzaron a formarse bandas delincuenciales alrededor del tráfico de drogas  (marihuana, cocaína, bazuco, crack y anfetaminas) traídas desde Colombia. Estas bandas estaban conformadas aproximadamente entre 10 ó 15 sujetos: el que la transportaba, el que la guardaba, los distribuidores, los jíbaros y los vigías para alertar sobre la presencia policial. Fue evidente el despliegue de estas bandas en La Pastora, los bloques 50, 2, 9 y 37 del 23 de Enero, el bloque 4 de Propatria, así como el bloque 11 de Lomas Urdaneta, Pinto Salinas y los distribuidores de la calle Los Manolos en Sabana Grande. Estos grupos generaron una especie de economía subterránea, ejercieron violencia para controlar el territorio donde operaba su negocio y evitaban crímenes atroces para no atraer a las fuerzas policiales.

Estos núcleos criminales serían el embrión de las organizaciones que existen actualmente (El PRANATO), caracterizadas por una violencia exacerbada y retadora de la fuerza pública. Ellos, de manera planificada y con un alto poder de fuego, no solo asesinan a funcionarios sino que están desplazando al liderazgo político y social, con la amenaza de atentar contra su vida y de sus familiares, argumentando que nuestros militantes son informantes de los organismos de seguridad del Estado, además de apoyar y aupar, operaciones policiales en su contra. Casos como estos han ocurrido en Ciudad Belén (Estado Miranda), El Guarataro, El Cementerio y la Cota 905 (Caracas).

Agréguese que, la desmovilización paramilitar ocurrida en Colombia entre el período 1995 y 2005, provoco que muchos de estos criminales se instalaran en Venezuela y con ellos sus métodos violentos, trayendo como consecuencia la emulación de esas prácticas delictivas por jóvenes venezolanos, quienes estructurando peligrosas bandas de tráfico de drogas, incorporaron otras modalidades delictuosas mucho más lucrativas: el secuestro express y el delito de extorsión, generándoles ingresos monetarios sólidos. Estos delincuentes y líderes paramilitares, con amplio poder de fuego, dominio territorial y una fortuna como capital, al ser detenidos, hicieron de las cárceles centros de operaciones del crimen organizado, en complicidad fundamentalmente de seudos funcionarios penitenciarios y Guardias Nacionales. Este híbrido: cultura paramilitar, células criminales, complicidad institucional, erradas políticas penitenciarias y de seguridad, dio origen a EL PRANATO.

Recuérdese por ejemplo, las llamadas pernoctas en los centros penitenciarios. Ellas resquebrajaron la disciplina y los controles establecidos, comenzó a generarse una serie de prácticas no propias de un centro de reclusión o rehabilitación y, cuando se trató de imponer controles, se desarrollaron un conjunto de acciones familiares e individuales (huelgas de hambre, bocas cosidas, asesinatos masivos y auto-secuestros familiares), obligó a recular las acciones institucionales, dejando en entredicho la autoridad del Estado.

Luego de doblegar al Estado, estos sujetos hicieron de esos espacios (resguardados y custodiados por la institucionalidad) su trinchera y de su condena un gran negocio. Sin embargo, es necesario señalar el positivo trabajo que viene realizando la actual ministra de Asuntos Penitenciarios, logrando que en 90% de los centros se haya restablecido la disciplina interna, cero armas, control sobre las comunicaciones internas, y puesto a la orden de los tribunales ordinarios y de justicia militar a un número importante de funcionarios, civiles y militares, incursos en corrupción y complicidad con los internos. No obstante, es público y notorio que desde Tocorón, La Penitenciaria General de Venezuela (PGV) y Puente Ayala se dirige un número importante de delitos en articulación con las bandas a cielo abierto. En este orden, urge retomar las recomendaciones expuestas a mediados del 2015, desde la Comisión Presidencial para la Trasformación del Sistema Policial: Inhibidores de señales en todos los centros, eliminar privilegios a estos criminales y aislamiento en cárcel de máxima seguridad a sujetos alta peligrosidad.

Además, debe hacérsele seguimiento al circulante monetario y financiero de los jefes de bandas, precisarse quiénes son sus testaferros, incautar cuentas bancarias, bienes e inmuebles. Trabajo que pueden realizar Sudeban, Fiscalía General de la República y Organismos de Inteligencia Financiera; para ello, solo se requiere voluntad institucional, patriotismo y amor por el prójimo.

Freddy Bernal Rosales.

EL CRIMEN ORGANIZADO (II)

En los últimos años hemos visto con estupor como se acrecienta una ola de crímenes violentos, en especial una especie de corredores del delito; el estado Guárico, municipios del sur del estado Aragua, los Valles del Tuy (Cua, Nueva Cua, Ocumare, Santa Teresa del Tuy, Charallave), la zona de Barlovento,  el Sur del Estado Bolívar, los municipios fronterizos del Táchira y Zulia, así como importantes parroquias de la Ciudad de Caracas; en estos corredores las bandas criminales han puesto en práctica principalmente el delito de extorsión y secuestro (la vacuna a pagar por parte de empresarios, ganaderos y comerciantes), para garantizar su protección por grupos paramilitares y bandas criminales, estos individuos han extrapolado los mecanismos del terror que en los 80 se aplicaban en Colombia y hoy en el Salvador, Guatemala o México (decapitación, desmembramiento y quema de sus víctimas), para generar la “política del terror” y de esta manera irdesplazando la autoridad del estado, ocupando territorios, con las grandes sumas de dinero producto del delito compran armas en el mercado negro y logran la lealtad de funcionarios corruptos de los cuerpos policiales y militares; estas bandas con la modalidad del amedrentamiento o la corrupción llegan a neutralizar fiscales, jueces y autoridades locales, que se hacen los indiferentes para preservar su vida o no arriesgar la seguridad de sus familias.

El asesinato cobarde de funcionarios policiales pretende desmoralizar la fuerza pública y el asalto a parques de armas (Destacamento de la Guardia de Honor en la antigua Hacienda El Recreo sector San Mateo, estado Aragua,el intento de ataque a la Escuela Superior de la G.N en Caricuao, al asalto al parque de armas a la Policía de Miranda en los Teques) pretenden dejar claro que a pesar de los esfuerzos del gobierno revolucionario,  la articulación del crimen, demuestra su capacidad de desafiar el estado de derecho y la sociedad como un todo.

Es de absoluta gravedad el mercado negro de armas de alto poder fusiles AR-15 y la disponibilidad de granadas fragmentarias, superando en creces el poder de fuego de una unidad de patrullaje vehicular o motorizada (armas con calibre 9mm, escopetas calibre 12 o sub-ametralladoras cuando se dispone); resalta el hecho de la disponibilidad de grandes cantidades de municiones, en particular del calibre 9mm.

Estas crecientes y terribles practicas del crimen organizado, ameritan el desarrollo de una POLITICA INTEGRAL; por ejemplo, un cambio de enfoque en el pensum de estudios de la UNES, un redimensionamiento en el periodo de formación (de apenas un año a cuatro años semi internos)que garantice conformar el espíritu de cuerpo, la profesionalización, al debido entrenamiento y la adopción de nuevas técnicas de combate al crimen, aunado la dotación de armamento de mayor poder para las unidades   apostadas en cada estado, y unidades de reacción en cada uno de los corredores del crimen, con apoyo aéreo y equipos sofisticados de intervención y seguimiento electrónico.

Es indispensable poner en práctica el marcaje de armas y municiones, resultado del estudio de la Comisión Presidencial contra el Desarme presidida por el entonces ministro de Interior y Justicia Tareck El Aissami; este procedimiento garantizara hacerle seguimiento al flujo de municiones y determinar el origen de las mismas.

Estas medidas, así como otras, en el campo económico, social y jurídico, son imprescindibles para conformar una POLITICA INTEGRAL contra el crimen organizado,  el paramilitarismo y la violencia. Si la POLITICA de seguridad no es integral tendrán un alcance temporal y limitado.

Freddy Bernal Rosales.

.

La Criminalidad (I)

Abordar el tema de la criminalidad en Venezuela en un artículo de aproximadamente 2100 caracteres, no solo es una utopía, sino un acto de irresponsabilidad y soberbia, que dista mucho de mi concepción y comportamiento de vida, tanto privada como pública.

No solo por los múltiples factores que concurren en el delito, sino también, por la obligatoria necesidad de analizar, estudiar e investigar, el  por qué las políticas públicas ejecutadas por nuestro gobierno en materia de seguridad no han alcanzado los resultados esperados. Mezquino seria obviar, por ejemplo, los esfuerzos y avances que sobre esta materia ha hecho nuestro gobierno. La dedicación puesta en la formación de funcionarios y funcionarias de la Policía Nacional  Bolivariana son innegable, así como, la articulación entre los diversos cuerpos de seguridad del Estado y la dotación en pertrechos, logísticas y tecnología. Pero, todo indica que no hemos sido totalmente asertivos, y que debemos replantear y ajustar las políticas sobre esta materia. Tema  que abordare en las próximas semanas.

Por ahora, es necesario interiorizar que no podemos obviar una realidad tan tangible, estamos obligado abordarla con valentía y seriedad. Por ejemplo, el perverso fenómeno social de los Pranes; sus conexiones con las bandas a cielo abierto; la influencia del exterior en el tema; el precio por la “cabeza hombre y/o mujer uniformado”; la corrupción en el  sistema judicial, entre otros.

Esta triste realidad nos obliga a poner en marcha una política integral contra el crimen en Venezuela, dejando de lado, la hipocresía de algunos sectores de la sociedad y entes de Estado, donde los venezolanos y venezolanas dejemos la diatriba política sobre este tema y  conformemos un frente nacional contra el crimen y la violencia, donde el gobierno apegado a la constitución y las leyes, honre el uso legítimo de la violencia, otorgada constitucionalmente, porque la revolución esta obligada a garantizar la Vida y Paz  a los hombres y mujeres de bien.

Freddy Bernal

Miembro de la Dirección Nacional

Twiter:@FreddyBernal

Correo: freddybernal2012@gmail.com

Instagram: FREDDYBERNALR